Vibok Works | Volver a página home
FlickrVimeo Encuéntranos en:

Entrevistamos a Ethel Baraona, Guillermo López, Anna Puijaner y José Zabala / Quaderns

Por: Vibok Works12/11/2014Entrevistamos a Ethel Baraona, Guillermo López, Anna Puijaner y José Zabala / Quaderns
Tags: Editor Talks, RevistasFoto: Parte de las pruebas originales de Ricardo Leite para el ensayo visual de la cubierta del Quaderns #263 (Preservado al vacío).

Quaderns es la revista del Colegio de Arquitectos de Cataluña. Con 265 números publicados hasta la fecha, es una de las publicaciones de arquitectura más consolidadas y longevas de España. Desde que fuera fundada en 1944, Quaderns ha permanecido constante, llevada por sucesivos proyectos editoriales liderados por equipos elegidos mediante concurso. Ethel Baraona, Guillermo López, Anna Puigjaner y José Zabala son el motor de la presente etapa editorial de Quaderns, de la que también formó parte Mario Ballesteros durante los tres primeros números.

Los cinco números temáticos publicados hasta la fecha —Después de la fiesta (1933), Para-infrastructuras (1971), Preservado al vacío (1956) + Anuario (2011) y Contradicción y vivienda (1967)—, a los que se unirá un próximo y último número sobre arquitectura y política, abordan un buen número de asuntos decisivos para los arquitectos en práctica, y muestran además una nueva forma de pensar la producción arquitectónica. La habilidad de este equipo para cubrir un amplio espectro de debates contemporáneos a partir de temáticas muy específicas y su compromiso con los problemas públicos a los que la arquitectura se enfrenta, ha despertado el interés internacional, llevando a colaboraciones internacionales con autores destacados y plataformas como Think Space o la revista Volume. Hemos tenido el placer y privilegio de hablar con ellos sobre el contexto cultural, los intereses, la materialización y el ecosistema editorial que han construido en torno a Quaderns.

Quaderns Equipo2

El equipo de Quaderns, 2015

PAULA V. ÁLVAREZ: Quaderns Journal ha sido una publicación pionera a la hora de abordar el papel de los profesionales de arquitectura en el marco social y cultural de la ciudad, ofreciendo un importante punto de encuentro entre la cultura local y los debates internacionales. En continuidad con esta tradición, la etapa que dirigís ha traído algunos cambios —desde el tratamiento de los contenidos y el formato hasta la presencia en Internet y las redes sociales— que hacen de esta etapa de Quaderns un trayecto singular. ¿Qué fue lo que llevó a juntaros para realizar un proyecto así? También siento curiosidad por vuestras referencias e influencias. ¿Tenéis alguna publicación en particular como modelo para Quaderns? 

QUADERNS: Cuando se dio la ocasión de participar en el Concurso para editar esta etapa de Quaderns, decidimos presentarnos para poner en común temas variados que nos interesaban. Si miramos atrás podemos decir que había, y aun hay, un fuerte énfasis en la teoría, que quizás unificaba todos nuestros intereses. Compartíamos además un interés por la edición y la pasión por coleccionar revistas, papeles, libros, imágenes. Aunque todos habíamos tenido experiencias previas en el mundo editorial, tanto Mario Ballesteros, que formó también parte del equipo editorial durante los tres primeros números, como Ethel (DPR-Barcelona) procedían específicamente del mundo de las publicaciones. La verdad es que inicialmente no nos conocíamos demasiado, pero funcionamos de forma extraordinariamente  complementaria.

Respecto a nuestras referencias, a todos nos producía cierta empatía, quizás por las afinidades con este momento, muchas de las cosas que sucedieron en los sesenta y los setenta. Eso sí, sin ningún tipo de nostalgia. Lo que nos interesaba sobre todo era el fuerte peso de la arquitectura impresa y de los fanzines, en los que pensamiento y obra estaban muy fuertemente vinculados, y donde se relativizaba el peso de lo construido. Creemos en la experiencia como actitud. La arquitectura se puede producir de muchos modos, y nosotros sin duda la entendemos como una forma de producción cultural, en su sentido más amplio.

Nos sentimos parte de un renacimiento editorial que trasciende lo local. Iniciativas como Archizines han puesto de relieve, pese a su heterogeneidad, una efervescencia similar a la de hace cuatro décadas (véase Clip/Stamp/Fold de Beatriz Colomina al respecto), un momento en el que incluso desde las instituciones se producían revistas que podrían entenderse bajo la lógica de los fanzines. Emulando el título de Kafka, pensamos a menudo en un lema para este Quaderns: “Deseo de ser fanzine”, quizás para sentir cierta ligereza respecto al peso que supone estar vinculado a una institución cargada de connotaciones a veces algo plúmbeas.

Q11 

Quaderns #261: "After the party (1993)"

P. A.: Lre-definición del "expertise" de la arquitectura —del tipo de conocimiento y trabajo que implica— es uno de los debates que emergen de las páginas de Quaderns.  En vuestras palabras, la revista se desarrolla "sin hacer distinciones entre texto, proyecto y obra realizada". Vuestra aproximación registra un cambio significativo que está sucediendo en la práctica de la arquitectura: hace un tiempo sus límites eran desafiados por el encuentro con otros campos de conocimiento; ahora han comenzado a ponerse a prueba internamente, con la diversificación de formas de práctica que están surgiendo, en parte como respuesta a la crisis económica. ¿Qué es lo que os interesa de este cambio? Por otro lado, tomando prestado la afirmación de Beatriz Colomina para las publicaciones, ¿es Quaderns también un lugar de producción arquitectónica? 

Q.: Por supuesto. No podemos seguir pensando en la disciplina basándonos en modelos de hace un siglo. Nos gusta construir, y construimos en nuestros estudios, pero no creemos que el único modo de ejercer la disciplina pase únicamente por el acto de materializar físicamente edificios. La escisión de la teoría de la práctica —incluido su arrinconamiento académico, o directamente el desprecio por parte de algunos arquitectos— puede entenderse como parte de un proceso más general de especialización que debilita la capacidad crítica y operativa del arquitecto y que se extiende a casi cualquier ámbito de la sociedad. La desaparición del humanismo, tachado de generalista, forma parte de ese proceso.

En ese contexto, el arquitecto ha perdido peso en ámbitos mucho más amplios como el urbanismo, cada vez más en manos de ciertos agentes, generalmente poco interesados en aspectos que permiten construir ciudad. Por supuesto debemos ser conscientes de nuestras limitaciones en cuanto disciplina, pero capaces de trascender un papel que nos relega a ser meros ejecutores. La theorein es —incluso etimológicamente— el impulso que nos obliga a levantar la cabeza y mirar alrededor. Está muy bien que seamos grandes "solucionadores" de detalles pero no debemos olvidar lo que está sucediendo afuera, un compromiso con lo que sucede más allá de la propia disciplina.

Q13

Quaderns #262: "Para-infrastructures (1971)"

P. A.: Me interesa mucho vuestro empeño en recuperar y revisar discursos y contenidos del pasado (re-covering, tomando prestado el término musical), algo que conecta quizás con una sensibilidad emergente hacia el pasado (el patrimonio, la historia) que encontramos hoy en muchas intervenciones arquitectónicas. Esto lo explorais de forma explícita en Quaderns #263 Preservado al vacío (1956), y también en el número especial de Quaderns #264, Anuario (2011), que rescata 50 obras ya publicadas en anuarios previos. ¿Qué intereses hay detrás de esta lógica editorial que apuesta por revisar el pasado y revisitar lo ya publicado?

Q.: Además de lo que comentas, en cada número recuperamos partes del archivo de Quaderns —imágenes, textos, etc.— y les damos una lectura actualizada desde el presente. Nos interesa la historia de forma operativa, alejada de historicismos. Intentamos partir de un punto de vista crítico evitando caer en la tentación de mitificar el pasado y la fascinación estética por sus ruinas. En ese sentido, sí, relativizamos enormemente la idea de novedad y la supeditamos a la de narrativa —no de lo nuevo, al menos tal y como lo entiende Groys. En cualquier caso, el uso del pasado lo entendemos alejado del prête-à-porter propio de cierta posmodernidad referencial que veía en el mero uso parcial y descontextual del pasado una forma de legitimación.

De cualquier modo, la comprensión crítica del pasado evita cometer errores y relativiza el estado actual de las cosas. Es legítimo que cada época haga usos historiográficos específicos del presente o potencie determinadas lecturas del pasado, tan legítimo como que la siguiente época destruya o re-configure muchos de esos mitos que se van gestando. Forma parte de una dialéctica no resuelta pero necesaria entre el presente y el pasado. En cuanto a la relación de ese proceso con la práctica, preferimos lo literario a lo literal. Rescatar actitudes frente a rescatar formas pretéritas, fragmentos o piezas incólumes. La nostalgia y la retromanía —algo evidente en la música (ver Simon Reynolds), son algo cansinas.

Q10

Quaderns #262: "Para-infrastructures (1971)"

P. A.:  Me gustaría preguntaros por la fecha anacrónica que siempre incluís en el título de cada número. Teneis además la sección titulada "Archivo" que rescata episodios del pasado bajo la temática propuesta, hay en todos los números un interés por solapar y superponer varias perspectivas temporales, y también una preocupación por la obsolescencia. Personalmente valoro mucho este afán por explorar la relación de la arquitectura con diversos estratos temporales simultáneos, creo que es un modo fantástico de afrontar a la pérdida de profundidad hacia la que a menudo tiende la distribución cultural, condicionada por la necesidad de una circulación acelerada. ¿Podríais contarnos más acerca de estas estrategias editoriales?

Q.: Remitir a un anacronismo tiene para nosotros una doble función. En primer lugar nos permite acentuar la esencia narrativa de los números. La mezcla de imagen y texto, así como la alusión simultánea al presente y al pasado permiten presentar una imagen poliédrica de un mismo tema, manteniendo sin embargo unos límites específicos. El anacronismo, por otra parte, es un elemento que nos interesa desde un punto de vista historiográfico. Remite a una comprensión de la historia —y de la arquitectura— próxima a paradigmas de personajes como Walter Benjamin o Carl Einstein, para quienes nada queda perdido realmente en el pasado: todo puede tener una segunda oportunidad y cambiar su sentido, su lectura. El anacronismo resiste la corriente del tiempo y nos interpela con su presencia.

Pensamos que una palabra y un número yuxtapuestos se retro-alimentan y amplían el campo de significado que cada cual tiene por separado, de forma que la interpretación de la temática a la que los asociamos queda mucho más abierta, y por supuesto, también se introduce de ese modo el factor tiempo. Además nos permite una conexión con la sección del archivo o con otro momento histórico. En ciertas ocasiones lo hemos elegido acentuando o forzando paralelismos o fricciones entre el tema sobre el que tratamos y un momento re-ferencial del pasado. Normalmente escogemos fechas en las que un determinado episodio o la publicación de una imagen o un texto específicos, nos permiten hablar de algo contemporáneo. De ese modo la novedad como fin en sí misma se relativiza, pero a la vez se fuerzan lecturas renovadas del pasado.

Q08

 Quaderns #263: "Vacuum Preserved (1956)"

P. A.: Hablemos ahora de la estructura que habeis ideado para Quaderns, nítida y a la vez compleja. Cada número se organiza en cinco secciones complemetarias que parecen tener un impulso didáctico. Teneis el ensayo visual, el "statement" editorial, el observatorio y el archivo, y además un ensayo que explora diferentes trabajos (1 sobre X) y diversos artículos que exploran un único trabajo (X sobre 1). ¿Qué os llevó a idear esta estructura?

Q.: Vivimos inmersos en toneladas de información. Internet es un verdadero vomitorio de referencias e imágenes sucediéndose vertiginosamente. En medio de ese totum revolutum el editor tiene el deber de formular un punto de vista a partir de un montón de fragmentos y dotarlos de sentido o, al menos, sugerir la posibilidad al lector de formarse una perspectiva propia.

La estructura de nuestro Quaderns ha seguido precisamente esa máxima de carácter claramente narrativa. Nos interesaba que los proyectos quedasen unificados por un texto capaz de cohesionarlos —con todas la contradicciones y similitudes imaginables.

P. A.: El formato grapado, ligero y manejable de Quaderns, el tipo de papel, las dos escalas diferentes en portada, son como un soplo de aire fresco en una publicación institucional. Esta materialización, que realizáis en colaboración con TwoPoints, evoca una relación muy dinámica con conceptos arquitectónicos. Por ejemplo, el espesor que gana la "fachada" la convierte en un interior, presentando varias capas de contenido y densidad de información de una vez. No la puedes consumir de golpe, necesitas dedicarle tiempo incluso antes de abrir la revista. ¿Cómo ayuda el diseño a la edición? 

Q.: El diseño forma parte intrínseca del concepto editorial, trabajamos mano a mano con TwoPoints desde el primer momento. De esas conversaciones surgió el ensayo visual, el pequeño pliego exterior que reflexiona de manera visual sobre algún contenido del número. Forzamos una especie de écfrasis donde la imagen puede ser claramente narrativa y el texto formar parte del diseño. La imagen se construye, el diseño sigue siempre unos parámetros que dan un orden interno a la revista, al igual que sucede con las secciones invariables de la revista. El formato permite unificar cosas aparentemente distintas y provocar lecturas a veces insospechadas.

Por su parte, la grapa es casi un manifiesto, transmite una idea directa y cruda del material. Nos gusta su relación con los fanzines y su mecánica de producción remite a Clip/Stamp/Fold, además de ser un pequeño homenaje a la primera época de Quaderns dirigida por Josep Lluís Mateo, que supuso un cambio de rumbo de la revista y su internacionalización. El diseño también es narrativo. Fondo y forma son aquí inseparables. Dado que el diseño y los contenidos parten de una estructura clara, dentro de esos límites predefinidos los diseñadores tienen margen de maniobra. Finalmente ajustamos conjuntamente el resultado para que todo acabe cuadrando. 

Q06

Quaderns #263: "Annual book (2011)"

P. A.: Otro logro introducido en vuestra etapa es quaderns.coac.net, el apéndice digital que se añade a cada número impreso y que sirve como una herramienta complementaria para generar y distribuir contenido. El site incluye además reseñas de libros, documentos compartidos, anticipos de artículos de Quaderns y otros publicados en abierto. Como refuerzo teneis además las sesiones de Quaderns. ¿Cómo funciona este ecosistema editorial?

Q.: La plataforma digital ha sido fundamental por varios motivos. En primer lugar para reforzar los vínculos local-internacional. Por otra parte, el alcance del papel es muy limitado y en gran medida, dadas las enormes limitaciones de presupuesto que la revista ha sufrido, queda reservado a los arquitectos colegiados y solo un pequeño número llega a las librerías o bibliotecas, etc. Además la periodicidad de la revista ha disminuido bastante por lo que la plataforma digital permite mantener la actividad.

De cualquier modo, nos encanta ver cómo la plataforma web permite ampliar contenidos y recoger debates que aparecen sugeridos en la revista en formato papel. La transición entre lo físico y lo digital es natural y productiva, se crean muchas sinergias y se rompe el ciclo unidireccional tradicional de las revistas en papel. Es curioso ver cómo las antiguas secciones dedicadas a las cartas del lector se han transformado vertiginosamente en las redes sociales y los debates que se abren con cada tema.

La temática, siempre vinculada a la actualidad, ha tratado asuntos como el problema de la vivienda, el abuso de infraestructuras o la situación post-crisis. Eso ha hecho que hayan surgido fácilmente posicionamientos distintos en el blog. Ethel Baraona ha tenido un peso específico al respecto.

Q03

Quaderns #264: "House and Contradiction (1967)"

P.A.: Ahora estais trabajando en el próximo y último número, ¿podríais adelantarnos algo de lo que estais preparando? Ahora que vuestra etapa está próxima a finalizar, ¿habéis cumplido vuestros sueños?

Q.: Cerraremos nuestra serie con un último número dedicado a política en el que se recogen algunos temas sugeridos en el número anterior, titulado "House and Contradiction", en el que se ponían de relieve las conexiones entre la pequeña escala de lo doméstico y la macro-escala de lo político. Como complemento al anterior, este último número tratará sobre el espacio público entendido como lugar de celebración colectiva de lo político. Si el primer número se tituló "After the party" y proponía un análisis de la re-situación de la disciplina frente a una nuevas condiciones de juego, este último vuelve a reivindicar lo festivo, la necesidad de un renacimiento vinculado a la regeneración política de nuestras instituciones y de la importancia que el espacio público y la arquitectura pueden tener en ese proceso.

De forma indirecta, y casi metafórica, así concebimos el final de esta etapa, como algo alegre y festivo, positivo. Necesitamos re-definir o ampliar la disciplina y aceptar nuevos modelos que no repitan clichés obsoletos del pasado. Por eso son importantes la historia y la teoría. No deberíamos perder de vista nuestro papel social y político, ejercer nuestra capacidad crítica como arquitectos. Es legítimo reivindicar al artesano pero sin caer en mitificaciones y sin olvidar que también somos humanistas, no meros ejecutores.

P.A.: Subscribo totalmente este punto de vista; también creo que tenemos que tener cuidado para no perder cierto legado en este importante proceso de cambio. Con ganas de tener en las manos el próximo número de Quaderns, y de ver próximos trabajos editoriales, os agradezco el tiempo que nos habeis dedicado. Felicidades por el trabajo realizado y muchas gracias por la conversación. Ha sido un placer hablar con vosotros y conocer más sobre Quaderns.

Barcelona / Sevilla / 2014 -2015.

Más sobre Quaderns aquí

Más Editors Talks aquí.

Vibok Blog

RSS

Vibok Works es un estudio editorial independiente, dedicado a fomentar el pensamiento, el debate y la crítica acerca del papel de la arquitectura en la producción del entorno habitado y el conocimiento sobre el mismo a través de libros, exposiciones, instalaciones, debates y otros formatos y proyectos. Nuestras produciones propias son experimentos creativos desarrollados a largo plazo que cruzan edición, arte, arquitectura, diseño, narrativa e investigación. Realizamos además trabajos en colaboración asi como servicios editoriales y de consultoría para diversas instituciones y colectivos culturales.

Tweets por @vibokworks