Vibok Works | Volver a página home
FlickrVimeo Encuéntranos en:

Entrevistamos a HipoTesis

Por: Vibok Works06/05/2013Entrevistamos a HipoTesis
Tags: Editor TalksFoto: HipoTesis

HipoTesis es una publicación periódica experimental concebida a finales de 2009 por Fernando Nieto, Katerina Psegiannaki y Francisco Triviño. En palabras de sus artífices, HipoTesis concreta y desarrolla "una preocupación teórica indefinida en el campo arquitectónico principalmente, ansiosa por alimentarse desde otras disciplinas como la filosofía, la pedagogía, el arte o la sociología”. 

Lanzada a la red en enero de 2010, HipoTesis ha sido una de las primeras revistas de arquitectura en explorar el collage, el comentario, el azar, el ensamblaje y el juego en el marco de los nuevos hábitos de escritura, lectura y sociabilización ligados al desarrollo de las TICs y el auge de las redes sociales. HipoTesis converge así con la vía de exploración abierta en los últimos años por diversas revistas-cápsula de arquitectura y cultura entre ellas Engawa, Bipublications o From Spam to Maps— con la singularidad de aventurarse en un proceso editorial que enfatiza la construcción colectiva y que conlleva una importante componente artesanal. Con motivo del recién lanzado Hipo N, tercer número de una fructífera colaboración con Pedagogías Invisibles, y cuyos participantes se encontrarán el 16 de mayo en una fiesta en Matadero, hemos realizado esta entrevista:

HipoTesis tiene dos series, una numerada y otra alfabética ¿en qué se diferencian?

La Serie Alfabética recoge reflexiones latentes, abiertas, que necesitan de un feedback para su mayor fertilidad y que no tienen por qué tener un tema concreto, al menos éste no está predefinido de antemano.  La otra serie, la Numérica, se compone de reflexiones que necesitan de un soporte más extenso para poder desarrollarse con comodidad. Es una serie previsiblemente referenciada, en cuanto a que es más rigurosa con el formato, y curiosamente temática, porque está principalmente guiada por nuestras afecciones. Digamos que esta serie pertenece a otro campo de batalla, uno donde el tiempo de la acción y de la lectura es más lento.  

En la Serie Alfabética no hay tema común, hay un entre-cruzamiento de las super-producciones de los afectos individuales de cada uno, mientras que en la Serie Numérica el tema surge y surgirá de nuestra producción de los afectos (de HipoTesis), de las cosas que no llegan, que queremos y que a la vez nos diferencian. Nos gustó mucho el libro de Eloy Fernández Porta, Eros. La superproducción de los afectos. Al fin y al cabo hay mucho de amor en todo esto...

HPT1

¿Podríais hablarnos del protocolo editorial de HipoTesis? Y aparte del amor, ¿qué os motivó para idear y poner en marcha este tipo de proceso?

El protocolo es más bien un juego de intercambio, donde cada participante se compromete a comentar cuatro textos que participan en el mismo número que él, a cambio de que su texto sea comentado también por cuatro personas. En el juego nosotros hacemos de djs, mezclamos a los participantes, que no conocen su identidad para evitar prejuicios y buscar resultados más interesantes. El proceso requiere un ejercicio de síntesis por parte de los participantes que permite dosificar energías. Buscamos alentar reflexiones propositivas, y en este sentido nos parece interesante el uso de referencias en forma de citas, textos o autores que aporten algo más o contextualicen de alguna manera lo que se ha dicho.

Nuestra motivación principal es recuperar una inquietud comunicativa que consideramos perdida, al menos en parte, en el ámbito de la investigación académica. Por otra parte, fue importante también compartir el interés por determinados autores o textos que en cierto modo nos ayudaron a entender algunas de estas inquietudes comunes. Nos motiva el juego de ser leído por un desconocido que esté en la misma situación de ventaja o desventaja en la publicación. Solemos leer a gente conocida y desatendemos a los ajenos, un autor oculto y unas palabras escogidas pueden desencadenar pensamientos que la reflexión de autor reconocido no ofrece.

Este proceso que comienza a través de correos electrónicos y acaba por tener salida en soporte digital, alberga una dinámica curiosamente artesanal, algo que para mi conlleva una crítica implícita al proceder habitual de las revistas académicas y científicas, que suele ser muy atomizado y rígido…

Así es, usamos el mundo digital como soporte, el lugar donde se llevan a cabo los procedimientos que se establecen, pero independientemente de eso el hacer habitual es puramente artesanal. Como mediadores leemos e intercambiamos los textos entre los participantes, uno a uno, no usamos ningún software que nos alivie de las especulaciones del cruce de información, que es lo que más nos interesa.

HipoTesis se vincula a menudo a grupos universitarios e individuos afines, buscando formar una red enriquecedora para sus artífices y participantes, pero traza un camino más libre y sugerente del que imponen las revistas científicas actuales. El panorama de la publicación en ocasiones parece un sueño que se repite una vez y otra. A pesar de que se presume de una contemporaneidad polifacética y de que la realidad no es única, las publicaciones suelen invitar a ver el mundo bajo una sola mirada, bajo unos autores, bajo unas repetidas circunstancias. Esta dinámica cíclica es la que creemos que puede ser interrumpida con un proyecto de intercambios basado en la generosidad intelectual de cada uno de nosotros.

HPT2

¿Qué papel juega el azar en HipoTesis? ¿Os permitís romper  las reglas del juego?

De vez en cuando hacemos “apaños”, modificamos “ciertas reglas”, por ejemplo invitamos especialmente a alguien para que insufle algo de singularidad, o como hemos hecho con los números sobre pedagogía proponemos un alto número de palabras clave, singulares y heterogéneas entre sí, a las que cada jugador debería más o menos acogerse. En este sentido, nos interesa mucho que la red donde llega HipoTesis sea heterogénea, porque así los afectos lo son previsiblemente y por lo tanto también los resultados. De hecho en ocasiones nos da cierto pudor decir que somos arquitectos o que el juego fue iniciado por arquitectos, simplemente decirlo ya clasifica y frena a ciertos personajes de otros ámbitos, lo que podría jugar un factor determinante en la revista.

Excepcionalmente, uno de los números que más nos ha interesado es el número que precisamente es temático, el número “Hipo I Sobre las manos”. Creemos que es intenso y a la vez singular, abierto pero también dirigido. Este número ha supuesto la oportunidad de concentrar un interés especial que ha servido de lanzadera para un número general de la Serie Numérica.

Este montaje especulativo cuestiona de algún modo la idea del editor como mediador, para aproximar la edición a una suerte de autoría; esta es una visión que personalmente me interesa muchísimo. Siento curiosidad por saber cómo os veis vosotros…

Es inevitable jugar a ser especuladores. En función de la afección o el interés que nos despierta una reflexión, la juntamos con otras que puedan introducir conflicto o apoyar situaciones especiales con sus comentarios. Jugamos a ser especuladores en los cruces, pero cuando no hay más interés, cuando no se nos ocurren más posibilidades de encuentros, dejamos que el protocolo se desarrolle por su cuenta, y ahí el azar también tiene su rol. Una de las publicaciones que más nos interesa es Fisuras, tanto como lectores como en nuestra labor de editores. Hemos estado muy cerca en su producción, tomado buena nota con la forma de manipular información para que jugando con el formato se pueda generar nueva información sin llegar a poner una palabra. Fisuras ha sido capaz de encerrar una dosis de frescura en cada número, tanto por el tema como por el formato que todavía nos parece apasionante.

HPT3

En una reciente conversación, Miguel Villegas -editor de Arquitextonica- hacía notar la distancia que suele existir entre las publicaciones dedicadas a la difusión de contenidos y las comprometidas con la producción de conocimiento, muchas veces vinculadas al mundo académico.  Si tuvierais que posicionaros entre estos dos polos, ¿donde situaríais HipoTesis?

Curiosamente creemos que el conocimiento realmente se produce cuando se especula con una difusión selectiva de las reflexiones entre los propios participantes. En este sentido, lo que ocurre es que los límites entre producción y difusión quedan diluidos, en comparación con lo que ocurre en el ámbito genérico de la divulgación científica. HipoTesis como proyecto editorial podría situarse en ese espacio intermedio entre el qué y el cómo, entre el conocimiento generado y el modo de hacer llegar al otro ese conocimiento.

La experimentación en los métodos de producción y difusión del conocimiento ha sido siempre una premisa de partida. A pesar de lo manido del concepto, nos gusta hablar de la revista como una "meta-investigación", en tanto en cuanto propone investigar los modos y modelos de este binomio producción-difusión. Consideramos que, dentro del proyecto, es en la realización de comentarios donde se produce el conocimiento, porque es cuando realmente uno se pone a pensar y a contestar sobre lo que otro ha dicho. Y este proceso dialógico es en el que tanto hemos insistido desde el principio. Al considerar la adquisición de conocimiento como un proceso activo, HipoTesis invita a sus participantes a comentar las reflexiones de los otros, lo cual supone un compromiso. El compromiso de escuchar con detenimiento, reflexionar con respeto, el esfuerzo por entender al otro y conectar su reflexión con el interés personal aportando el conocimiento propio, que a partir de ese momento está ya enriquecido. Lo mejor es que al incitar a formular preguntas y poner en duda las respuestas se generan vínculos inesperados.

En contraste con la revista académica “normalizada”, HipoTesis revaloriza la interacción, el relacionar, el dejarse afectar por la lectura o el impulso de compartir, contrastar y conversar como procesos valiosos implicados en la generación de conocimiento.

¡Sí!, aunque visto así parece que somos una ONG del conocimiento, quizás lo seamos. Queremos alimentarlo, enriquecerlo, mimarlo, ayudar a acercarlo donde no llega. De hecho, uno de los hallazgos más interesantes del proceso ha sido la puesta en escena de una inteligencia colectiva que está detrás de toda voluntad de colaboración. Los artículos quedan en muchas ocasiones abiertos –conscientemente o no–, preparados para ser completados por los comentaristas, a modo de una suerte de cadáver exquisito que permite un resultado imprevisto y creativo. Por otra parte,  valoramos mucho ciertos aspectos como la oportunidad de relacionarnos con gente de muy diversos ámbitos y procedencias, u otros como el entrenamiento en la lectura analítica.

HPT5

¿Qué otros valores os interesa promover con vuestro proyecto?

Consideramos que es clave la relación con el formato. Un formato abierto, que vaya más allá de un expositor puede permitir al editor exponer información que genere conocimiento. En cambio un investigador normalmente asume formatos más convencionales para exponer sus reflexiones. Es decir, que el formato en el caso del editor es también elemento “productor”, mientras que en el caso del investigador es más bien sólo un soporte.

Creemos que el juego que establece un formato con un contenido dice mucho de una publicación. Un formato –entendido como algo más que el tamaño de un papel o la elección de un determinado tipo de letra– establece un marco de juego de reflexiones, que se escapan al significado de lo escrito. Por eso valoramos y nos interesan (y también echamos en falta) publicaciones que traten de esta cuestión, es decir, de las diferentes maneras de expresar un mismo contenido.

¿Hay alguna cosa más que os gustaría añadir?

Sí, hay algo que llevamos tiempo dando vueltas, y es que estamos valorando la idea de matar a HipoTesis. Entre el suicidio y la muerte natural, el asesinato cobra más emoción. Hay algo previo a la muerte natural de muchas revistas que no nos entusiasma, que es cuando languidecen de forma nostálgica, los números cada vez se vuelven más insulsos, hay menos atención y cuando se lee solo se piensa en un pasado que siempre fue mejor. Por otro lado, el suicidio tampoco nos entusiasma del todo, porque un experimento radical puede hacer perder mucho de lo acumulado hasta entonces, un suicidio pone en duda si el desarrollo de una vida ha sido del todo feliz o no. Así que finalmente creemos que el asesinato es el mejor camino, lo anunciaremos con antelación para que cobre más interés, el Hipo Z es un buen momento, todavía nos falta el arma homicida y el tipo de crimen, pero seguramente lo hagamos. Después de la muerte, se despierta una ingeniería del crimen que nos parece tan emocionante como la propia vida. ¡Veremos en que acaba todo esto!

Muchas gracias HipoTesis, enhorabuena por vuestro proyecto, ¡nos vemos en la fiesta!

Vibok Blog

RSS

Vibok Works es un estudio editorial independiente, dedicado a fomentar el pensamiento, el debate y la crítica acerca del papel de la arquitectura en la producción del entorno habitado y el conocimiento sobre el mismo a través de libros, exposiciones, instalaciones, debates y otros formatos y proyectos. Nuestras produciones propias son experimentos creativos desarrollados a largo plazo que cruzan edición, arte, arquitectura, diseño, narrativa e investigación. Realizamos además trabajos en colaboración asi como servicios editoriales y de consultoría para diversas instituciones y colectivos culturales.

Tweets por @vibokworks